La formación misionera...

La Sociedad de Misiones Extranjeras de Quebec ofrece formación a personas de entre 20 y 40 años de edad, que se sientan llamadas a la vocación misionera como laicos asociados o sacerdotes.
 
¿Para qué es necesaria la formación?
 
Para el discernimiento de la vocación de los candidatos y para prepararlos a la vida misionera.
 
¿En qué consiste?
 
La formación que ofrece la SME desarrolla las capacidades de encuentro y acogida del otro en las diferencias de cultura, vocación, sexo y edad.
 
Permite al candidato cultivar las actitudes esenciales para la misión, es decir:
 
- La capacidad de escuchar y estar abierto a los demás;
- Simplicidad;
- Humildad;
- Adaptabilidad;
- La capacidad de vivir en comunidad;
- El amor a Cristo y a su Iglesia.
 
Esta formación se realiza en tres etapas:
 
En la primera y segunda etapa, todos los candidatos, ya sean laicos misioneros o sacerdotes, reciben una formación según los principios descritos anteriormente.  La primera etapa tiene lugar en el país de origen del candidato, y tiene como objetivo el pronto discernimiento de la vocación misionera. La segunda etapa tiene como objetivo desarrollar la capacidad de vivir con personas de todas las culturas y profundizar el discernimiento inicial. Esta segunda etapa tiene lugar en el Centro de Formación Misionera de la Sociedad en Nairobi, Kenia.
 
En la tercera etapa, la formación se enfoca en:
 
- los candidatos a laicos misioneros laicos regresan a su país de origen para prepararse para una partida inminente a un país de misión;
 
- Los candidatos al sacerdocio comienzan sus estudios teológicos en Kenia.